Consejos para viajar a la India. Parte 1

En este post, aunque debería decir en este «mega post», os traigo un montón de recomendaciones útiles y de consejos prácticos para los que estáis preparando vuestro viaje a la India.  Voy a hablaros, según mi experiencia en dicho país, acerca de la documentación necesaria, equipaje, dinero y compras, entre otros. Espero que con ellos podáis disfrutar al máximo de vuestra inolvidable aventura.

Introducción

La India es un sitio increíble pero, si normalmente debemos utilizar nuestro sentido común (en nuestro día a día y en nuestros viajes), en este país tenemos que hacerlo con un poco más de ahínco y tener en cuenta algunas cuestiones para evitar situaciones incómodas, o peligros y enfermedades (como veremos en la siguiente entrada), y poder así disfrutar al máximo de nuestra estancia.

Antes de salir

Documentación

Aseguraos de que lleváis vuestro pasaporte y tu e-Visa. Como ya os comenté en la entrada Cómo solicitar el pasaporte español, éste tiene que estar en vigor, no caducar en los seis meses siguientes a la fecha de vuestro viaje y tiene que disponer de al menos dos hojas en blanco.

En cuanto a la e-Visa, como os expliqué en el post acerca de Cómo tramitar online el visado para viajar a la India, tenéis que llevarla impresa en papel junto con vuestro pasaporte.

Es muy recomendable que tengáis guardada una copia de la documentación importante (como el DNI, pasaporte, visa y póliza de viajes, etc.), en el correo y/o en la nube. En caso de robo o pérdida, podréis acceder a ellos fácilmente y agilizar los trámites burocráticos.

Por el mismo motivo, es importante que llevéis con vosotros varias fotos de tamaño carnet. Una amiga mía perdió el pasaporte en Bruselas y se volvió loca tratando de encontrar un fotomatón cerca de la embajada española.

Maleta de mano

Es muy importante que llevéis una maleta de mano con vosotros en el avión con ropa para dos o tres días. De este modo, si extravían el equipaje facturado, tendréis algo con lo que apañaros hasta que lo recuperéis. Asimismo, en esta maleta debéis llevar vuestra documentación, medicación, móvil y cargador.

Importante: las power bank y otras baterías deben ir obligatoriamente en vuestro equipaje de mano.

En caso de pérdida, deberéis reclamar el equipaje facturado en el mostrador de la compañía rellenando un formulario. Os pedirán un número de teléfono y se pondrán en contacto con vosotros para llevaros la maleta al hotel tres o cuatro días después.

Equipaje

Ropa

Si bien es cierto que en las zonas más turísticas la población es más abierta de mente y podréis utilizar la ropa que lleváis en vuestro país, lo normal es que por comodidad, por respeto a la cultura en la que os encontráis, para evitar picaduras de insectos, para protegeros del sol y evitar muchísimas miradas indiscretas, lo mejor es ajustar un poco vuestro vestuario a la cultura India.

Antes que nada os recomiendo que consultéis el clima que vais a tener antes de ir. De cualquier modo, la India tiene tres estaciones que son:

  • Monzónica (de finales de junio hasta principios de octubre): a pesar de las lluvias hace mucho calor y bochorno por la humedad.
  • Fría (desde finales de octubre hasta finales de marzo): en la zona norte hará mucho frío y en el resto de país la temperatura será agradable.
  • Calurosa (desde principios de abril hasta mediados o finales de junio): hace muchísimo calor y en algunas zonas se pueden llegar a alcanzar los 50º.

Como yo estuve la segunda quincena de agosto, mis recomendaciones en cuanto a la vestimenta van a ser genéricas pero también específicas para el monzón. Vamos allá…

Mi principal recomendación para las chicas es que no uséis ropa ajustada ni que marque vuestras curvas, por respeto y para que vayáis más cómodas y frescas. Os recomiendo que las prendas sean de algodón o lino.

Como podréis imaginar, los pantalones y las faldas cortas no tienen cabida, así que debéis llevar pantalones ¾ y/o pantalones y faldas largas, de los mismos tejidos que os he comentado en el punto anterior. Los hombres pueden llevar pantalón corto hasta la rodilla.

Debéis llevar los hombros cubiertos, así que os aconsejo que sólo llevéis camisetas y camisas de manga corta, ¾ o largas, por respeto y para evitar picaduras de insectos y quemaduras por el sol.

En cuanto al baño, podréis hacerlo en las piscinas de los hoteles, en el río Ganges y en la zona de mujeres del Templo Dorado, entre otros. Varías cuestiones a tener en cuenta:

  • En los hoteles podréis utilizar vuestro bikini o bañador y unas chanclas.
  • En el Templo Dorado no podréis entrar ningún tipo de calzado (esto incluye las chanclas). Existe una zona cerrada a la que sólo pueden acceder las mujeres. Allí las indias se bañan, normalmente, con el pantalón que llevan debajo del sharee y el pecho al descubierto. Las occidentales, en cambio, suelen utilizar traje de baño.
  • En el río Ganges lo normal es que os bañéis vestidas como el resto de las indias. Yo, como fui muy temprano, a las 6 de la mañana, lo hice en bikini pero, en cuanto empezó a llegar gente, me salí y me vestí, para evitar miradas indiscretas o alguna situación incómoda.

Calzado

En cuanto al calzado:

  • Sandalias o calzado fácil de quitar para ir a los templos.
  • Zapatillas para caminar: las calles de la India suelen estar muy sucias (con heces, cristales, etc.), eso sin contar el tema de las picaduras, así que lo mejor es que vayáis con un zapato/zapatilla cerrado/a.
  • Chanclas para el baño.

Otros

En el caso de las mujeres, llevad siempre con vosotras un pañuelo para cubrir vuestra cabeza, hombros, escote y brazos, porque en algunos templos, como los Sij, es obligatorio. Podéis comprar uno allí, pero es mejor que llevéis ya uno desde casa, junto con alguna horquilla para sujetarlo al pelo.

Asimismo, es importante que recordéis echar en vuestra maleta una toalla. Además, si vais a un ashram, como hice yo, os hará falta para secaros porque no suelen ofrecer (ni tampoco papel higiénico).

Finalmente, es muy recomendable que llevéis, sobre todo en épocas de lluvias, una chaqueta de tipo chubasquero (el mío es éste) y un paraguas.

Un ejemplo: mi ropa para el viaje

Para que os hagáis una idea, yo me llevé:

  • Muchísima ropa interior.
  • Tres pantalones ¾.
  • Un pantalón holgado de lino de color claro para la meditación/yoga.
  • Un pantalón corto (que no utilicé).
  • Tres camisetas de manga corta.
  • Tres camisas de manga larga de lino que tenían un enganche para agarrar las mangas a la altura del codo.
  • Una rebeca no muy gruesa que sólo utilicé en los transportes públicos cuando el aire acondicionado estaba muy fuerte.
  • El pañuelo, que me sirvió tanto para la cabeza como para el cuello.
  • Unas zapatillas de deporte.
  • Unas sandalias.
  • Un bikini.
  • Unas chanclas de playa.
  • Una toalla (sé que no es ropa pero iba en mi maleta).
  • Nota: para las chicas, si os compráis y os ponéis un sharee podéis llevaros unas mallas para poneros debajo, aunque yo utilicé uno de los pantalones ¾.

Os enseño algunos de mis conjuntos de ropa para que os hagáis una idea de lo que se debe llevar:

Dinero

Divisa, cambio de moneda y efectivo

Es importante disponer de dinero en efectivo porque las tarjetas de débito y crédito no funcionan en todos los establecimientos y no abundan los cajeros automáticos precisamente.

Los euros y los dólares se aceptan en muchos hoteles grandes, restaurantes y comercios de las principales ciudades turísticas del país, pero es recomendable disponer de rupias en efectivo, la moneda oficial del país.

En España no cambian euros por rupias por lo que tendréis que llevar algo de dinero en efectivo con vosotros y cambiarlo cuando lleguéis a la India. Lo más adecuado es acudir con vuestro guía de la India a un local recomendado por la agencia para que os den el mejor precio posible, aunque también podéis ir a alguna de las Agencias de Cambio que hay en el aeropuerto. Tened mucho cuidado con los timos.

En referencia a cuánto dinero llevar en efectivo, todo depende, pero para que os hagáis una idea, para un viaje de 15 días, con unos 300€ (cambiados a rupias), será más que suficiente. Actualmente (2019) 1 euro equivale a 76,33 rupias indias.

Para moveros por lugares poco transitados, dar propinas, realizar pequeñas transacciones, y evitar el redondeo en comercios modestos, es mejor que llevéis encima importes pequeños. Evitad los billetes deteriorados o en mal estado porque os resultará difícil utilizarlos.

(Todo este montón de dinero tan sólo son 350€)

Compras y regateo

En la India no hay una tradición comercial de precio fijo, por lo tanto, el regateo en tiendas y bazares es prácticamente obligado (de hecho sólo encontré una tienda con precios fijos).

Si el precio ofrecido a un extranjero es de 1.600 rupias (20,96€), probablemente su precio real sea la mitad o, incluso, la tercera parte. Comenzad, por tanto, por ofrecer 500.

No dejaros asediar por los vendedores impertinentes, manteneos firmes pero tranquilos. Si mostráis irritación o incredulidad ante un precio, por muy disparatado que sea, no os va a ayudar a cerrar un buen trato ni a quitaros de encima al hostigador.

Demostrad interés sólo por aquello que realmente queráis comprar, y nunca seáis demasiado vehementes, por mucho que os atraiga algo.

Al principio a mí me daba vergüenza regatear por la falta de costumbre, y creo que alguna vez me timaron un poco. Además, me resultaba súper extenuante. Por ejemplo, quería comprar una camisa, pues me tenía que tirar más de 20 minutos para negociar el precio. ¡Ah! ¿que quería añadirle una figura de un Ganesha? Pues otra vez a empezar desde el principio…

Después de un tiempo os puedo asegurar que «os salen los dientes», es más, a veces yo tiraba tan por lo bajo que al final no me vendían lo que yo quería, pero no pasaba nada porque me lo compraba después en otra tienda por el precio que a mí me parecía razonable.

Propinas y limosnas

En la India es habitual dar propina en los restaurantes, a los guías turísticos, al chófer, en los baños (de restaurantes, museos…), etc., y de hecho no hacerlo se considera de muy mala educación.

Otra cuestión son las limosnas. Tened cuidado con dar dinero a todo el mundo porque puede que terminéis con un gran número de personas acompañándoos durante todo el viaje. Es más, mi consejo es que directamente no le deis a nadie, y mucho menos a los niños. Por desgracia, bastante padres, en lugar de mandarlos al colegio, los utilizan como fuente de ingresos y, no dándoles dinero, es la única forma de contribuir a romper con esa mala costumbre.

Vendedores ambulantes persistentes

No entabléis conversación con vendedores ambulantes y taxistas persistentes que suelen estar en aeropuertos, estaciones o merodeando cerca de cualquier autocar con extranjeros (de hecho cuando ven alguno se llaman entre sí y acuden un montón). El motivo es porque suelen estar a la caza del turista y si os ven despistados, inseguros o con cara de inocentes, irán a por vosotros a sacaros lo que puedan. Probablemente os soltarán un rollo o una historia para que caigáis en sus redes. Muchas veces van organizados entre varios y cuando le echan el ojo a alguien no lo sueltan.

Lo mejor que podéis hacer para evitar que os agobien, es seguir este consejo que me dio un amigo autóctono de la India: no establecer contacto visual con ellos y no contestarles. Como os intenten vender algo y les digáis «no, thank you» (no, gracias), ya estaréis perdidos y no os lo quitaréis de encima. De verdad, que no os podéis imaginar lo persistentes que pueden llegar a ser para endosaros algo. Así que: mirada al suelo y seguir vuestro camino.

Reflexión final

Para concluir, lo primero que me gustaría comentaros es que yo antes de ir a la India iba un poco asustada por lo que me iba a encontrar, debido a lo que me habían contado, lo que había leído… Está claro que hay que tener sentido común, pero de verdad que no es tan terrible como «nos la pintan». Creo que no hay que emparanoiarse con determinadas cosas (como la seguridad y las posibles enfermedades), pero tampoco «liarse la manta a la cabeza».

Voy a aprovechar para recordaros y remarcar algunas cuestiones.

Primero, en cuanto a la documentación, es muy importante que no perdáis de vista, en ningún momento, el pasaporte y la visa.

Por otro lado, en cuanto a la ropa, repito: es muy importante que seáis discretos y que vayáis cómodos, pero sobre todo, lo primero. Ah, y no carguéis con demasiada ropa porque allí podéis comprarla por precios ridículos.

En relación al cambio dinero, es recomendable que «hiléis fino» en este sentido para no pasaros ni quedaros cortos. Lo digo porque si al final os sobran muchas rupias tendréis que volver a cambiarlas por euros, con la pérdida económica que eso supondrá por el gasto en la comisión, porque no os dejarán salir del país con mucho efectivo.

En mi caso, cambié 350€, me compré cosas para mí, recuerdos para familiares y amigos, salí a cenar varias veces por ahí, etc. (o sea, que no me privé), pero como allí es todo tan barato, terminé cambiando rupias por euros a mis compañeros más derrochadores. Creo que al final me gasté, durante las dos semanas, unos 200-250€.

Finalmente, si tuviera que daros un último consejo sería:

Fluir (como el Ganges) y disfrutad de vuestro viaje.

Por cierto, no dejéis de consultar mi lista de imprescindibles de viaje y de productos para el cuidado personal.

Y vosotros ¿viajáis ligeros de equipaje u os lleváis cosas que luego no utilizáis?, ¿soléis gastar mucho dinero en recuerdos? Me encantaría leerlo en los comentarios.

Os animo a seguir mi día a día y mis viajes en Instagram @soylorenasolis

Namasté

Pinéalo para después

 

4 comentarios sobre «Consejos para viajar a la India. Parte 1»

    1. Hola Laura! Muchísimas gracias por tus amables palabras. Sí, a mí me pasa lo mismo. Escribir sobre la India me traslada a ese hermoso país en el que dejé mi corazón. Muchísimas gracias también por pasarte por aquí y por comentar. Un abrazo fuerte y que tengas un feliz día 🙂

    1. Gracias por tus palabras Paco. Sí, intento que las entradas estén lo mejor descritas posible para que a la gente les sea de utilidad. Por otro lado, en efecto, el viaje me aportó muchísimo y, sobre todo, me sirvió para elevar mi nivel de consciencia. Gracias por pasarte por el blog y comentar. Un beso 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *