Consejos para viajar a la India. Parte 2

Segunda parte de Consejos para viajar a la India. En el presente post os traigo una serie de recomendaciones útiles y de consejos prácticos para los que estéis preparando vuestro viaje, relacionados con sanidad, higiene, etiqueta y seguridad, entre otros. Espero que con estos tips basados en mi experiencia podáis disfrutar al máximo de vuestro inolvidable viaje.

Introducción

En la entrada anterior ya hablamos de la documentación, equipaje, dinero, etc., que necesitáis llevar a la India. En el post  hoy, por su parte, seguimos avanzando y vamos a ver una serie de recomendaciones útiles y de consejos prácticos para los que estéis preparando vuestro viaje, relacionados con sanidad, higiene, etiqueta y seguridad, entre otros.  Estoy segura que con estos tips basados en mi experiencia vais a disfrutar al máximo de vuestra estancia.

Sanidad

Medicación

Vacunas

Como ya os comenté en la entrada Vacunas para viajar a la India, para visitar este país no es obligatorio vacunarse, pero es muy recomendable hacerlo para prevenir el contagio de posibles enfermedades como el tétanos y la difteria, la hepatitis A, la fiebre tifoidea, el paludismo y la malaria. Tenéis toda la información al respecto en el post que os he comentado.

Vuestros tratamientos crónicos o de larga duración

Si os pasa como a mí que tenéis que tomar un medicamento de manera crónica, es mejor que vuestro médico os expida un informe por si os lo requieren en la aduana. Es básico que estos medicamentos vayan en vuestra maleta de mano por si se pierde vuestro equipaje facturado. Asimismo, es importante que llevéis algunas pastillas de más porque va a ser difícil, por no decir imposible, que consigáis otras iguales o similares en la India.

Medicamentos que debéis llevar con vosotros

Al hilo de lo anterior, os recomiendo que llevéis con vosotros en vuestro equipaje de mano, además de vuestros medicamentos crónicos o de la larga duración (si es el caso), Omeoprazol (protector de estómago) y Fortasec (para cortar la diarrea).

Asimismo, el Centro de Vacunación recomienda llevar:

Comidas y bebidas

Bebed sólo agua embotellada y precintada, así podréis estar seguros de que no ha sido rellenada. Las bebidas “calientes” como el té o el café, los zumos embotellados o en tetra-brik, el vino, la cerveza, etc., pueden consumirse con tranquilidad.

Es muy importante no tomar bebidas con hielo (porque el agua puede ser del grifo) y lavarse los dientes con agua embotellada. 

Comed sólo alimentos bien cocinados y servidos calientes. Los platos que hayan sido preparados pero que hayan estado durante horas a temperatura ambiente pueden constituir un importante foco de infección.

Evitad consumir alimentos crudos porque pueden contener biotoxinas venenosas. Asimismo, comed solo frutas y verduras que hayáis lavado con agua embotellada y pelado vosotros mismos. Para más seguridad, os recomiendo comer sólo plátanos.

Tomad sólo leche envasada y derivados lácteos debidamente higienizados.

Los helados y batidos pueden estar contaminados porque el agua puede ser del grifo o la leche no estar pasteurizada. No tiene porqué pasaros nada, pero por ejemplo, mi grupo y yo compramos unos deliciosos lassis de mango (especie de batido) en un puesto de la calle y de todos los que lo tomaron, a dos les dio diarrea: una de ellas yo…

Tened cuidado, en general, con la comida de los vendedores callejeros porque puede ser peligrosa.

Problemas digestivos

Si a todo lo anterior le sumamos que la comida india suele ser bastante fuerte y picante (a mí a veces me escocían hasta los oídos, literalmente, y dejaba los platos de comida casi sin tocar), se nos pueden presentar problemas digestivos. Para prevenir esta situación, yo me tomé durante los 15 días previos al viaje, una caja de probióticos (fth healthcare).

En el caso de que os de diarrea:

  • Si es leve o moderada debéis hacer un ayuno de 24 horas tomando agua con sales de rehidratación.
  • Pasado ese tiempo, si se ha reducido, podéis utilizar un antidiarreico.
  • Si la diarrea es grave y persiste, o va acompañada con fiebre o sangre en las heces, debéis acudir a un médico.

Consejo: como yo tuve una diarrea moderada la segunda mitad del viaje, algunos compañeros que habían llevado limones consigo me dieron (en la India son un tanto difíciles de encontrar), y me preparé agua con limón durante varios días. Si volviera, que espero hacerlo, me llevaría en el equipaje a facturar o bien varios limones, o bien una botellita de limón exprimido.

Baño

Intentad mantener la boca bien cerrada cuando os duchéis. Puede parecer una tontería, pero no lo es.

No os bañéis en sitios con agua estancada. Por ejemplo, en el Templo Dorado, la zona de baño para las mujeres era un recinto rezado con dos escalones para bajar a un canal. Supuestamente el agua corría porque, de hecho, había peces que entraban y salían del exterior, pero yo me di cuenta que en la superficie había como una película aceitosa (me recordaba al agua del puerto). Seguramente sería de las cremas corporales pero era un signo de que el agua no corría todo lo que debía, así que preferí no bañarme.

Tampoco os bañéis en lugares con ciertos (o claros) signos de insalubridad. Por ejemplo, nos es lo mismo bañarse en el Ganges a la altura de Rishikesh, con el agua súper limpia (como hice yo)…

Que en Haridwar, muchísimo más lleno de gente (con lo que eso conlleva)…

Higiene

Es muy recomendable llevar en el bolso o en la mochila toallitas húmedas y/o papel higiénico porque os serán útiles cuando vayáis al baño en la India. Allí no es muy común el papel higiénico (ni siquiera en los hoteles, que lo ponen con lástima), porque suelen utilizar una manguerita para lavar sus zonas íntimas después de utilizar el retrete. A mí me salvó la vida el rollo de papel que me llevé de España porque en el ashram no había, directamente.

Las toallitas también os serán útiles cuando salgáis de los templos para limpiaros las plantas de los pies si habéis andado descalzos, como hacía yo. No cambio por nada la sensación de tocar los suelos sagrados directamente con mi piel.

Consejo para las chicas en cuanto a la higiene íntima: si en vuestro viaje tenéis previsto tener la regla, llevad con vosotras todo lo que utilicéis normalmente porque, aunque las compresas son relativamente fáciles de conseguir, los tampones, en sitios no demasiado turísticos, no lo son tanto. En mi caso, con la copa menstrual estoy descuidada en ese aspecto.

Hidratación y protección solar

En las épocas de temperaturas altas, manteneos bien hidratados y protegeos del sol con gafas, protector solar, sombrero o gorra. Asimismo, evitad caminar y exponeros al sol en las horas centrales del día.

Animales

Mosquitos, el virus zika y los embarazos

Es muy importante utilizar un repelente de mosquitos. Como os he comentado con anterioridad, el mejor para la India es el Relec extra fuerte (recomendado para zonas con elevado riesgo de malaria y zika, entre otros). No debéis usar perfumes, sólo el repelente.

Los mosquitos pican, sobre todo, al amanecer y al atardecer. Es recomendable no llevar ropa de colores vivos porque atrae a los mosquitos, por ello es mejor utilizarla de color claro, manga larga y calcetines.

La India es uno de los lugares donde se puede contraer el virus del zika a través de las picaduras de mosquito. Este virus puede provocar en el feto deformidades muy graves como la encefalitis. En el caso de que estés planeando un embarazo, si viajáis solas, deberéis dejar pasar dos meses a vuestra vuelta (para aseguraros de que no estáis infectadas), antes de intentar quedaros en cinta. Si viajáis con vuestra pareja deberéis dejar tres. Lo mejor es que durante ese período utilicéis algún método anticonceptivo para evitar problemas.

Monos

Ya sé que los monos parecen muy monos, nunca mejor dicho, pero tened cuidado con ellos porque, si os acercáis demasiado, además de robaros (por voluntad propia o porque sigan las órdenes de alguien), pueden daros un mordisco (como le ocurrió a una chica cuando forcejeó con uno de ellos para que no se llevara su bolsa). En caso de que eso ocurra, bien sea un mono o un perro, acudid de inmediato a un médico porque pueden contagiaros la rabia. Así que, si queréis haceros una foto con ellos, hacedlo a una distancia considerable.

Vacas

Finalmente, en cuanto a las vacas, pasa un poco como con los monos. Son monísimas y vais a querer tocarlas todas (reconozco que yo acaricié a cientos), pero tened cuidado, sobre todo, si son madres con terneros (pueden tratar de defenderlos) o toros (a una compañera mía un macho hizo el amago de cornearla).

Conducta y etiqueta

Vestimenta

Como ya os comenté en la entrada anterior, aunque en las grandes ciudades son más liberales y de costumbres más occidentales, en general, pero sobre todo en sitios más pequeños y zonas rurales, es conveniente cubrirse los brazos y las piernas y vestir, en general, con ropa discreta y modesta.

Para que os hagáis una idea, un día en el Observatorio Astronómico de Jantar Mantar, en Jaipur, había una madre y una hija, americanas creo, e iban vestidas con pantalón corto y camiseta de tirantes ajustados. Os puedo asegurar que ni yo misma podía dejar de mirarlas porque destacaban más que una mosca en un vaso de leche.

Lugares de culto

Por su parte, en los lugares de culto hay que ser muy respetuosos y descalzarse en aquellos edificios que lo hagan (que es casi todos), así como ponerse un velo las mujeres en caso necesario (como es el caso de los templos Sij).

En muchos de estos lugares no se pueden hacer fotos, y en el caso de que se pueda, no se deben hacer a las deidades. Es más, manosear imágenes sagradas o posar sobre ellas se considera ofensivo.

Muestras de afecto

Las muestras de afecto “exageradas” hacen sentir incómodos a los locales y atraen a los mirones. Es por ello que es mejor que evitéis cogeros de la mano, besaros en público, etc.

Fotos con personas locales

Lo más seguro es que en algún momento os pidan hacerse una foto con vosotros. Si a nosotros ellos nos parecen exóticos, nosotros a ellos, cuanto menos, peculiares. Suelen ser amables y os lo pedirán con educación pero otros se pondrán a hacerse selfies con vosotros sin ningún miramiento, sobre todo si sois mujeres.

En algunos casos pueden llegar a ser muy pesados e insistentes, en plan: van 10 personas en un grupo (generalmente hombres) y todos y cada uno quiere hacerse una foto contigo, sin contar la fotografía grupal, claro.

En mi caso, cuando me lo pedían educadamente accedía de buen grado, es más, las hacíamos con su cámara y luego con la mía, para tener yo también el recuerdo. Pero cuando eran impertinentes y nunca tenían suficiente, tenía que ponerme seria y decir que ya era suficiente. En serio, el día del Taj Mahal cuando llevé el sharee, os garantizo que me fastidiaron un poco el día teniendo que posar para tantas fotos y selfies.

Seguridad

Aunque ya he comentado algunas cuestiones, no está de mal recordar algunas ideas.

En primer lugar, utilizad mucho el sentido común. Esto es fundamental en cualquier parte del mundo pero, sobre todo, en la India.

Por otro lado, nunca llevéis encima grandes cantidades de dinero. Asimismo, es aconsejable repartirlo en distintos bolsillos.

Nunca perdáis de vista las tarjetas si pagáis con ellas. Exigid que realicen el cargo delante de vosotros porque puede ser que las dupliquen.

Extremad las precauciones en lugares atestados de gente donde abundan los carteristas.

Intentad ir siempre en grupo, no ir nunca solos, especialmente las mujeres.

Si tenéis que dejar algo de valor en el hotel, hacedlo en el depósito de la recepción si éste ofrece suficientes garantías de seguridad (que os den un recibo). Nunca dejéis cosas valiosas en la habitación.

En los aeropuertos, estaciones de tren y en las recepciones de los hoteles, no perdáis nunca de vista vuestro equipaje.

Evitad los “guías espontáneos” que promocionen un comercio, negocio o restaurante.

Llevad siempre a mano el nombre y teléfono de los guías y de los hoteles en los que os alojéis.

Intentad no salir de noche.

No dejéis nunca en depósito el pasaporte, aunque os lo requieran por algún motivo. Siempre debéis llevarlo encima.

No compréis antigüedades de más de cien años, marfil o pieles auténticas porque podríais tener problemas en la aduana.

No toméis ninguna bebida o alimento que os ofrezcan otros viajeros en el transporte público. Además de contaminados, pueden contener algún tipo de estupefaciente o somnífero.

Electrónica y conectividad

Aunque en casi todos los hoteles de los sitios turísticos encontraréis enchufes de tipo C, como los de España, de dos clavijas, nunca está de más llevar un adaptador universal por si queréis usar o cargar más de un dispositivo a la vez. El mío es éste

Una cuestión curiosa en cuanto a los enchufes. Me pasó en un par de hoteles que ponía a cargar el móvil en el enchufe de la mesilla de noche y a la mañana siguiente descubría que no se había cargado. Pero después lo ponía en el de baño, por ejemplo, y sí iba. Al final descubrí el misterio. En la mayoría de enchufes veréis que hay un interruptor (como los de apagar y encender la luz). Pues bien, debéis darle para permitir que la electricidad llegue a los orificios del enchufe.

En cuanto a la conectividad, normalmente en los hoteles y algunos restaurantes tendréis wifi para conectaros. Es MUY IMPORTANTE que quitéis el uso de datos de vuestros móviles para que no os llegue una factura enorme a la vuelta en vuestro país.

Diferencia horaria

Aunque no hay demasiada diferencia horaria entre la India (Delhi) y España (Madrid), tan sólo de 3 horas y media (si aquí son las 16:30 allí son las 20:00), no está demás tenerlo en cuenta por si queréis llamar a alguien de vuestro país, por ejemplo.

Reflexión final

Para finalizar, me gustaría precisar algunas cuestiones. En cuanto a la comida, si estáis viendo, como he visto yo, un puesto callejero con la comida con moscas… Pues evidentemente no la compréis. Ahora bien, si veis que todo parece higiénico, los alimentos parecen que tienen buena pinta… Pues la verdad, yo no me quedaría sin probar algo típico del país. Ahora bien, ya sabéis que, no porque esté contaminada, sino porque vuestro cuerpo no lo asimile bien por falta de costumbre a ciertos microorganismos, puede que os siente mal.

En cuanto al agua, pasa tres cuartos de lo mismo. Yo toda el agua que bebí fue embotellada, pero los dientes me los lavé con este tipo de agua sólo la primera noche y, por supuesto, no fui prestando atención al tema de tener la boca cerrada en la ducha.

Está claro que entre unas cosas y otras, incluyendo que la comida es hiper mega picante en general, me tiré desde la segunda mitad del viaje hasta pasados unos diez días en España, con una diarrea moderada.

En referencia a los medicamentos, pues más o menos igual. En mi caso, al final sólo utilicé los dos fotoprotectores, algún Omeoprazol, un par de Fortasecs y el roll-on para las dos o tres picaduras que tuve. Hasta me traje el repelente de mosquitos sin empezar.

No me arrepiento de haber hecho lo que hice, y de hecho creo que lo volvería hacer, pero también es cierto que podría haber cogido una diarrea severa y entonces haberme fastidiado el viaje. ¿Cuestión de suerte? No lo sé. Creo que hay que tomar precauciones pero tampoco hay que ponerse demasiado paranoicos.

A pesar de que en el apartado de «Seguridad» os he recomendado que extreméis las precauciones en un montón de sentidos, tampoco hay que obsesionarse, simplemente hay que utilizar el sentido común. En mi caso, nunca sentí miedo. En el metro de Madrid siempre voy con la mochila colgada por delante, pues en la India no me hizo falta porque no tuve esa sensación de desconfianza.

Nunca salí de noche o cogí un tuk tuk yo sola, pero sí que les decía a mis compañeros: «ey, voy a estar en esa tienda de ahí en frente, ahora vuelvo, y me iba», o, por ejemplo: «que me voy con mi amigo autóctono (indio, vamos) al centro a cenar». Es decir, siempre avisaba a mis compañeros de dónde iba a estar y con quién me iba a ir.

En definitiva…

Hay que tener un poco de sentido común y ya está. 

En otras palabras: no os preocupéis demasiado con todas esas cuestiones y… DISFRUTAD.

Por cierto, no dejéis de consultar mi lista de imprescindibles de viaje y de productos para el cuidado personal.

Y vosotros ¿viajáis ligeros de equipaje u os lleváis cosas que luego no utilizáis?, ¿soléis gastar mucho dinero en recuerdos? Me encantaría leerlo en los comentarios.

Os animo a seguir mi día a día y mis viajes en Instagram @soylorenasolis

Namasté

Pinéalo para después

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *